La historia del monje que estuvo al borde de la muerte y ahora enseña claves para alcanzar la felicidad

0
42
Yongey Mingyur Rinpoche llegará a la Argentina en agosto
Yongey Mingyur Rinpoche llegará a la Argentina en agosto

Dicen que la muerte le da significado a la vida. Y algo similar fue lo que le ocurrió a Yongey Mingyur Rinpoche, maestro tibetano supervisor de la red más extensa de Meditación Budista-Tergar, que está en los cinco continentes.

«Fuera del monasterio, comí algo en mal estado. Estuve cuatro días muy mal, y mi mente vivió sensaciones muy extrañas«, recuerda.

Rinpoche es monje desde los 11 años. Y logró el título honorífico usado por el budismo tibetano luego de extensos y avanzados retiros a los que dedicó su vida.

«Mi práctica en la meditación me había preparado para enfrentar la muerte», confiesa a Infobae desde el otro lado del teléfono, en Ciudad de México.

Desde que es monje, vive en un monasterio del Tíbet, donde mantiene una rutina de vida alejada del estrés y basada en la meditación.

La meditación diaria es su razón de ser: lo hace al despertar, luego dicta clases, y vuelve a practicarla antes del descanso.

«La alimentación es otra de las herramientas para una vida equilibrada. Comemos lo que cultivamos en nuestras huertas, y a veces lo que nos donan», asegura.

Hijo del venerado Tulku Urgyen, nacido en una pequeña aldea de los Himalayas cerca de la frontera entre Nepal y el Tíbet, con ganas de superar sus miedos le pidió a su padre encaminarse en la disciplina monástica. Algo que sus otros cinco hermanos también hicieron.

«Sufrí durante mucho tiempo violentos ataques de pánico, muchas veces por miedo a algo real, otras veces sin razón. Tenía solamente nueve años y buscaba soluciones para poder controlarlo. Me refugiaba en cuevas o acantilados para buscar tranquilidad. No sabía que en realidad, estaba meditando», sostiene.

Mingyur a sus nueve años
Mingyur a sus nueve años

Así como el popular guía espiritual Dalai Lama logró contagiar su filosofía zen al Occidente, Rinpoche sigue un camino similar. Cuando no está en los monasterios dedica su tiempo a enseñar: combina la meditación y la ciencia moderna, y trata de inspirar a miles de almas alcanzar la plenitud.

La gente tiene un concepto equivocado sobre la meditación. Piensa que hay que poner la mente en blanco y bloquear todo tipo de pensamiento. Y no es así. La premisa es poder conectarse con el estado de conciencia

«Los seres humanos buscamos eternamente la perfección. El deseo es siempre el mismo: ser felices y no sufrir». Un concepto que desarrolló en su libro La alegría de vivir: el secreto y la ciencia de la felicidad, que rápidamente se convirtió en best-seller -según The New York Times– y fue traducido a veinte idiomas.

Según el monje, la felicidad se logra «conectando principios básicos como la compasión, la sabiduría y la bondad. Algo que se puede lograr incluso post mortem».

–Suena sencillo, pero ¿ por qué tantos no logran ser felices?

–Muchas veces nos conectamos con la circunstancia en vez de centrarnos en el terreno común que compartimos. Es como estar pendiente de la subida y caída de los valores de la bolsa. Cuando esto se logra, la mente pasa del estado de monkey mind (un término chino para hablar de desorden, angustia) y entra en un estado de luminous mind: claridad absoluta de pensamiento.

–¿Es muy difícil meditar?

–La gente tiene un concepto equivocado sobre la meditación. Piensa que hay que poner la mente en blanco y bloquear todo tipo de pensamiento. Y no es así. La premisa es poder conectarse con el estado de conciencia.

Según Rinpoche es posible meditar a toda hora. Mientras se habla por teléfono, se trabaja, se almuerza e incluso se juega. A eso lo llama «meditación informal». Si la idea es tomarlo como hábito, sugiere empezar «con cinco minutos y aumentar poco a poco la frecuencia diaria».

-¿Nunca más sufrió ataques de ansiedad?

-No. Pero cuando siento algo parecido disfruto de escalar. Hace poco hice una viaje con amigos por el Himalaya. Fuimos parando de casa en casa.

–¿La meditación funciona sólo en momentos de crisis?

–Para meditar no hace falta tener problemas graves. Siempre es posible estar mejor.

Charla Abierta «Alegría en tiempos de ansiedad», es la primera presentación del monje en el país.
02-ago. 19:00 – 21:00
Colegio Santa Ana y San Joaquín, Av. Olazábal 1440

«Meditación, Compasión y Sabiduría»: así se llama el seminario que el monje que dictará el primer fin de semana de agosto en Buenos Aires.

03-ago. 08:30 –  04-ago. 18:30
Auditorio Fundación Beethoven
Av. Santa Fe 1452, C1016 CABA, Argentina

SEGUÍ LEYENDO:

Roberto Piazza, el hombre que pudo luchar contra el abuso infantil desde su propio dolor

Los secretos y las claves de Matthieu Ricard, «el hombre más feliz del mundo»